lunes, 10 de julio de 2017

EL ENCANTAMIENTO DEL SUEÑO



El juego del Encantamiento del Sueño fue elaborado por José Argüelles en los últimos años de la década de los 80s y principios de los 90s, y fue otorgado poco tiempo después en calidad de regalo a la humanidad. 

El tiraje fue de 10,000 juegos en inglés y 12,000 en español, distribuidos en el periodo 1991- 1992. Para la edición en español del juego, se contó con el apoyo de Acción Guardiana Internacional (bajo el liderazgo internacional de Tuella) y específicamente con el trabajo de Lourdes Miranda en Monterrey, México. También colaboraron los miembros del nodo de la Red Arte Planetaria de Madrid, España, y el grupo Huehuecoyotl, de Tepoztlán, México. El 22 de agosto de 1992, en un evento especial organizado por Lourdes Miranda, en Monterrey, México, se distribuyeron 8000 juegos, y luego se hizo lo mismo en otras partes de Latinoamérica. 

¿De qué se trata este juego, y por qué se llama así? Para contestar estas preguntas, debemos ubicarnos en el contexto de la Ley del Tiempo, el sistema integral de conocimiento del tiempo real 13:20. Uno de los puntos fundamentales de la Ley del Tiempo establece que la humanidad perdió la habilidad natural de la telepatía y la experiencia del orden sincrónico de la realidad a partir del inicio del ciclo histórico el 13 de agosto de 3113 a.C., cuando ocurrió el llamado “robo del tiempo” por parte de los sacerdotes babilónicos, cuyas motivaciones egoicas fueron instigadas por Iblis. 

En pocas palabras, la frecuencia natural del tiempo 13:20 (20 sellos solares y 13 tonos de la creación) fue sustituida por la frecuencia artificial 12:60, base del cálculo y registro del tiempo en función de un calendario de 12 meses y horas de 60 minutos. Con este robo del tiempo la humanidad fue virtualmente inoculada con un “virus amnésico” que nos hizo olvidar nuestro origen divino y nuestro derecho a la experiencia de armonía y la Unidad con todos los seres y con Hunab Ku. 

El propósito del Encantamiento del Sueño es precisamente eliminar ese virus para facilitar la recuperación de nuestra memoria galáctica y nuestro derecho a una existencia en el orden sincrónico. Al mismo tiempo, lograremos superar el Encantamiento del Sueño de la Historia, lo que nos permitirá ingresar en un nuevo encantamiento, el Encantamiento del Sueño Galáctico, que inició el 21 de diciembre de 2012. Pero, ¿qué significa “encantamiento”, y más exactamente, “Encantamiento del Sueño”? 

José Argüelles explica que este término le vino a la mente después de un sueño que tuvo en 1990. En una primera parte de ese sueño, él sabía que estaba en un momento del tiempo, quizás hace unos 13,000 años. Estaba con otras dos o tres personas que le eran muy familiares, y todos estaban haciendo algo muy telepático en el Tiempo del Sueño; entonces, mientras José y sus amigos estaban consiguiendo llegar a la cima de esta experiencia telepática en el Tiempo del Sueño, algo pasó y ¡BOOM!, y estaban en el año 1990. Eran las mismas personas, la misma configuración kármica de las personas, pero en las formas en que José las conocía en el tiempo presente. 

Luego José recuerda que tenía que estar haciendo algún tipo de terapia a esas personas. Tenía que ayudarles, con alguna terapia, para que ellos pudieran recordar lo que había pasado hacía 13,000 años, y ellos le preguntaban: “¿Qué fue esta experiencia que ocurrió?”, a lo que José respondió: “Eso fue un Encantamiento del Sueño; ese Encantamiento del Sueño se rompió, y ahora estamos en otro Encantamiento del Sueño.” 

Así es como dio Argüelles con el término “Encantamiento del Sueño”. Él comprendió que el término “Encantamiento del Sueño” significa cualquier realidad consensual con la que todos estamos tácitamente de acuerdo. En otras palabras, cuando dos o más personas se juntan, y tienen un acuerdo psíquico-telepático de su realidad, entonces entran en un Encantamiento del Sueño. 

Por ejemplo, cuando nos enamoramos, creamos un poderoso Encantamiento del Sueño. El término “encantamiento” (spell en inglés) tiene dos significados, que parecen estar conectados entre sí: “spell” puede ser un hechizo o encantamiento, pero también se refiere a un período de tiempo - estar encantados por un período de tiempo. 

En resumen, el término “Encantamiento del Sueño” nos dice que estamos soñando el mismo sueño, juntos; estamos soñando un sueño común, como dice la famosa canción Imagine, de John Lennon: “Pueden decir que soy un soñador, pero no soy el único”. Estamos aquí para soñar el sueño más elevado, juntos, la humanidad completa, para que así podamos empezar a comprender el Encantamiento del Sueño Galáctico.

Fuente:

El Encantamiento del Sueño (pdf)

sábado, 8 de julio de 2017

EL ÁRBOL



La sabiduría esenia identifica al árbol como al hombre y al bosque lo que debería ser la humanidad. El árbol tiene sus raíces y vive en armonía con la Madre, es la naturaleza viva, es parte de un todo, su orientación fundamental es el Padre, el fuego del Sol y la luz de las estrellas.

Desde las profundidades de la tierra, el árbol crece hasta el infinito, enseña que aunque el hombre debe convertirse en un árbol no sólo para lanzarse a los infinitos misterios de la Vida, sino también para dar los frutos de la luz y ser capaz de participar activamente en el bien para la comunidad de la Vida.

Las ramas del árbol son el espíritu, la conciencia superior común. Son la cabeza del hombre, pero más precisamente, sus cabellos, que son los sensores que captan pensamientos sutiles o densos. Los Esenios tenían por costumbre llevar el cabello largo porque pensaban que, de esta manera, podían captar los pensamientos más sutiles y más lejanos.

El tronco es lo que unifica la parte superior y la parte inferior, es el lugar donde circula la savia, corresponde al corazón y a los sentimientos, une el cielo y la tierra. Es rígido y recto como el hombre, la forma exterior es dura, a imagen de la estructura ósea.

Cuando se observa el cuerpo del hombre, se pueden reconocer todas las raíces del árbol en el sistema nervioso, hormonal, venoso, etérico. Las raíces nos muestran que el hombre debe estar activo en su voluntad, debe ser abierto, amplio, profundo y tratar de ser estable en todas las direcciones.

Aquel que vive sólo para el cuerpo físico ya está muerto, pero aquel que conoce el secreto del tronco y de los brazos que se extienden en superiores niveles de existencia, ha encontrado el secreto de las verdaderas, poderosas, raíces. El árbol es el guardián de un mensaje para el hombre, con el transcurso del tiempo ha conservado su estructura para hablarle a los hombres.

Respirando, el hombre inhala oxígeno y exhala dióxido de carbono, el árbol inhala dióxido de carbono y exhala oxígeno. Este ciclo representa una perfecta complementariedad, de gran belleza. A veces sucede que los árboles son invadidos por las orugas, entonces los hombres cortan las ramas afectadas y queman los nidos y a pesar de que este gesto nace de una buena intención, no es deseable. Si es necesario cortar las ramas, es también siempre necesario preservar la parte superior de un árbol. Aquello que nace como una buena intención termina causando sufrimiento, de hecho, el árbol sufre más por las amputaciones que por los ataques de las orugas.

Con los árboles, al igual que con los seres humanos, si se les quiere ayudar, es conveniente ser dulces, sensibles, respetuosos. ¿Un árbol crece torcido? Enderezémoslo con dulzura, para no arriesgarse a quebrarlo. Para ayudar realmente a alguien, se precisa mucha inteligencia, sensibilidad, inspiración, comprensión, fuerza y delicadeza, se precisa estar en armonía con su "ser esencial" para poder encontrar la actitud y la acción adecuada.

Traducido por SB

lunes, 26 de junio de 2017

LA GRATITUD



 
Una de las claves del respeto, y por consiguiente de la alegría interna y de la iluminación, es aprender a ser agradecido y a dar las gracias con gratitud y con una adecuada comprensión. Ciertamente me dirán que algunas veces no hay por qué dar las gracias, y que eso cultiva una actitud inocente, pasiva y débil. En verdad, la gratitud es todo, excepto debilidad. Abre la puerta a una ciencia y conocimiento superiores. Un acto emanado de la gratitud es siempre beneficioso y bello. No saber dar las gracias no significa fortaleza en lo absoluto, sino debilidad. Una persona prisionera de su descontento cae en estados mentales negativos que le roban su fuerza y su energía.

La expresión "gracias" no es una mera frase educada y convencional. Es, sobre todo, una palabra sagrada, un poderoso mantram trasmitido a todas las personas por los grandes maestros espirituales y sus discípulos más iluminados. Sí, muchas costumbres de la vida que practicamos en forma inconsciente fueron originalmente instituidas por seres de luz que deseaban ayudar a la humanidad. La expresión "gracias" tiene el poder de abrir la conciencia y despertar a la verdadera riqueza. 

Aquellos que saben dar las gracias cuando caen en las pruebas, demuestran su valor interno y su conexión con una conciencia superior. Un agradecimiento tal debe provenir de una clara conciencia y de un perfecto conocimiento de las leyes de la vida. Entonces posee el poder alquímico para transformar las situaciones y los estados mentales.

Cuando se dice de la forma correcta, el agradecimiento tiene la virtud de purificar el alma terrenal y las relaciones entre los seres. Dar las gracias a alguien es purificar la atmósfera entre tú y esa otra persona. Algunas veces incluso puede sanar relaciones kármicas y situaciones difíciles. "Gracias" ejerce un poder liberador; permite el desapego, el abandono (o la aceptación de las cosas), y facilita el perdón. Puede convertirse en una verdadera bendición para uno mismo y para otros; puede ser una muralla de defensa contra las fuerzas de la oscuridad que con frecuencia tratan de interferir en nuestras vidas para perturbar furtivamente, complicarlo o destruirlo todo. 

Por medio de la gratitud, también se puede crear una firme base --una sobre la cual se pueda construir una vida útil, armoniosa, rica y consciente--, en el aspecto psicológico de la vida.

Las virtudes de la gratitud son demasiado numerosas para describirlas; lo más sencillo es conocerlas por experiencia propia, poniendo en práctica la gratitud. Sin duda que necesitaremos una nueva percepción del mundo mucho más espiritual y sutil. Es en el mundo invisible donde el agradecimiento adquiere todas sus dimensiones. 

Por supuesto, si vivimos sin espiritualidad, sin conciencia, si damos la espalda al mundo invisible, admito entonces que dar las gracias pueda convertirse en una debilidad: para un ignorante, el agradecimiento es la muerte. Pero creo que nosotros aún no llegamos a esto.

Para quienes están conscientes de su espiritualidad y, por tanto, de la parte más sutil de su ser y de la vida, agradecer es incrementar la intensidad de la vida. El descontento estrecha la vida, mientras que la gratitud la expande, la aumenta, incrementa la alegría, y abre las puertas del infinito, del amor. 

Aquellos que reciben amor con gratitud lo reciben doblemente, mientras que quienes están descontentos lo pierden. La gratitud es el arte de saborear la vida con agrado; es también una aceptación inteligente y trabajo sobre uno mismo. El niño pequeño que recibe muchos cuidados no puede tener recogijo, mientras crea merecerlo todo. Vivir una mentira es sentenciarse uno mismo a infortunios y a desilusión.

Estoy convencido de que la alegría depende de nuestra actitud en la vida. Si tu agradecimiento contiene todo lo que es del cielo, entonces se convierte en una fabulosa oración y en un regalo de amor. 

Quien pronuncia las "gracias" de esta manera, comprende que nada en esta tierra le pertenece, y que todo es un regalo de los seres superiores que velan por él. Ni siquiera su cuerpo, sus pensamientos o sus deseos le pertenecen. Dar las gracias por todas estas bendiciones es estar en camino de adquirirlas verdaderamente, y de hacer algo positivo con ellas. Cuando el agradecimiento se transforma en una oración, adquiere el poder de triunfar sobre las fuerzas oscuras y los estados mentales negativos que envenenan la vida.

Cada vez más y más, el mundo se asemeja a una selva infestada de insectos y animales extraños, hasta el punto de encontrarse uno en situaciones donde los estados mentales oscuros invaden la conciencia y la sensibilidad como una nube de mosquitos, en forma cada vez más frecuente. Ya no sabemos cómo escapar a esos estados destructivos. El gran agradecimiento "aquel que conoce el sendero hacia el mundo superior invisible" puede liberarnos. Repito lo que digo, porque para mí el agradecimiento que se eleva al cielo con respeto y gratitud es la oración más hermosa. Ahora, es la oración más eficaz para sacar a los seres humanos del control de las fuerzas oscuras y los estados mentales negativos. La palabra "gratitud" también significa renacer a uno mismo.

Finalmente debemos comprender que hemos permitido una forma de vida artificial que incrementa el desarrollo de la negatividad. Por eso, tanto en el futuro como en el presente, las técnicas de alquimia interna serán cada vez más indispensables. Sin ellas, será imposible luchar para mantener la propia dignidad, el tesoro del alma, la belleza interior. 

Debemos reinventar una nueva forma de vivir en la tierra para poder recobrar las fuerzas del alma que abren las puertas del cielo y de la iluminación. Esta es una necesidad para el futuro.

Cuando los seres humanos llevan el cielo y la tierra dentro de sí mismos, no hay fuerzas negativas que puedan penetrar en ellos. Entiéndanme bien: para mí el descontento es una fuerza negativa. Claro que hay un tipo de descontento que es beneficioso, porque permite ponernos a trabajar aún más para alcanzar la perfección, pero este descontento es mesurado y controlado, es una herramienta de la creatividad. No estoy refiriéndome a éste, sino al que invade el alma y lleva al servilismo, cerrando las puertas a la inteligencia superior.

"Gracias" es una palabra que une al cielo y la tierra. Cuando el agradecimiento es sincero y está lleno de fuerza vital, tiene el poder de tocar y despertar ese centro íntimo que radica en el estómago y que los japoneses denominan el "hara". La verdadera fuerza proviene del profundo agradecimiento que toca el centro del ser uniendo cielo y tierra. Quien sabe cómo agradecer a la tierra, halla el fundamento de la vida psicológica. La tierra limpia, purifica y sana muchos problemas psicológicos, e incluso enfermedades físicas, porque ambos están estrechamente relacionados.

Quien sabe cómo agradecer a la inteligencia de los cielos halla dirección en su meta en la vida. Es una luz que ilumina con verdadero conocimiento. Todo lo que necesitamos hacer es ponernos a trabajar. Muchas cosas en nuestra vida dependen de la forma en que dirigimos nuestras energías. La inteligencia no radica en digerir las cosas como una cotorra, sino en la capacidad de comprender el significado positivo de la vida y caminar en esta dirección por nuestro bien, por el de los demás, y por el mundo. Todos en la tierra deben ofrecer sincero y cálido agradecimiento a todos los seres -- no al pequeño ser artificial en ellos, sino al Innombrable, omnipresente. La aceptación de lo divino, sublime, infinito, inmortal, a través de todos los seres humanos y a través del Todo es la perfección del agradecimiento.


El verdadero agradecimiento abre la percepción de la belleza, 
de la sabiduría, de la grandeza y del amor.



Olivier Manitara

Fuente: EsseneSpirit